Saladas con horno Saladas sin horno Salados

Salmón

Lo primero para cocinar un salmón y que sepa rico es elegirlo bien: ver post de propiedades, ahorro y frescura.

El salmón se puede cocinar de mil formas, yo lo hago principalmente de dos:

Al horno:

– En una fuente apta para horno, colocáis el salmón (lavado), echáis un chorrito pequeño de aceite de oliva virgen extra, sal rosa del himalaya, ajo en polvo o picado (en cachitos).
– Al horno a 180ºC hasta que veáis que se queda blanquito, luego podéis añadir una gulas o patatas (si es para comer), y dejar unos minutos más.

 
A la plancha:

Es mi método favorito porque es más rápido (aunque si tengo que poner el horno para algo, aprovecho).

– En una sartén antiadherente se pone el salmón lavado. No hace falta que echéis aceite, él solo va a sacar suficiente aceite.
– Echo por encima: sal rosa del himalaya, ajo en polvo, perejil y un pelín de curry.
– A fuego medio-alto con una tapa. Depende del tipo de cocina en unos 10 minutos estará. Yo lo hago así:

1. Poner el fuego muy fuerte, y poner el salmón.
2. Espero un poco, como un minuto (para sellarlo).
3. Le doy la vuelta, bajo el fuego, y pongo la tapa.
4. Cuando veo que está echo por ese lado (lo vais vigilando), le vuelvo a dar la vuelta, pongo un paquete de gulas, y le pongo la tapa otra vez.
5. En dos minutos lo saco.
 

Et voilà, al rico pescadito.

Besines! 💙

Pd: recordad que tenéis descuento en los productos de alimentación, etc. de la web de MasMúsculo poniendo en el carrito, en el apartado para “cupones”: YARA.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.