Consejos de adelgazamiento

Información nutricional – Parte I: esa gran desconocida

Hoy os voy a hablar sobre la información nutricional, porque me he dado cuenta últimamente que mucha gente desconoce la información que aporta, y cómo la puede usar en su beneficio! 😮

En este post hablaré sobre los apartados de la información nutricional; y en el siguiente profundizaré en cómo beneficiarnos con esos datos. Sino esto se va a hacer muuuuuy largo y doloroso jaja.

Para empezar: al que no sepa de lo que estoy hablando.. es ese recuadrito que viene detrás, o debajo, o en un lado,… o… no sé, a veces nos lo esconden 😠… pero está en todos los productos de alimentación que se venden. Si no veis el cuadro, también en algunos productos viene escrito todo seguido con letra pequeñita, pero ahí tiene que estar.
Si no está, no compréis el producto… mal rollo, no ha pasado controles.

Os la voy a presentar:

Información nutricional de nuestra amiga: la coca-cola

Primero de todo, vemos dos columnas:
– 100 ml (en otras pondrá 100 gramos).
– (Lo que sea 45, 80, 150, etc. lo que la marca considera adecuado en una ración para un adulto) ml / gramos: la segunda columna casi todos tendemos a ignorarla porque depende de lo que nosotros nos comamos habitualmente o de los nutrientes que ese día nos toquen de cada tipo…

Además, algunas marcas recomiendan cantidades irrisorias para que al mirar la información nutricional no infartes, y porque más de esa cantidad (por tema de azúcar, grasas, etc.) no se considera adecuado…

Por ejemplo: he visto marcas recomendar como cantidad de cereales 20 gramos… ¡¡¡20 gramos!!! probad a pesar 20 gramos de cereales y os entrará la risa, o lloraréis (depende como os lo toméis 😂).

Entonces si una marca puede recomendarme 50 gramos de pan y otra 110 gramos de pan… comparar no se puede comparar, hay que comparar en base a la misma referencia, y ahí está la primera columna la de 100 gramos 😍.

Ésta columna debe ser la biblia para cualquier persona, me da igual si es para adelgazar, por diabetes, colesterol o porque simplemente quiere ser más saludable y saber qué está comiendo: TODO el mundo debería hacer compras inteligentes, es decir, comparando la información nutricional entre dos productos.

Hay varias cosas en las que nos tenemos que fijar en la tabla:
– Valor energético (calorías).
– Grasas.
– De las cuales saturadas son.
– Hidratos de carbono.
– De los cuales azúcares son.
– Proteínas.
– Sal.

Analicemos cada una de ellas:

Valor energético:

La gente que está a dieta, por norma general huye de las calorías… y es un error.
El cuerpo gasta calorías incluso dormido, se llama metabolismo basal, y todo el mundo tenemos uno. Esto significa la mínima cantidad de energía (calorías) que necesita el cuerpo para subsistir.

Cierto es que para adelgazar el cuerpo tiene que estar en déficit calórico: es decir, si yo necesito de 2000 calorías para sobrevivir, y resulta que como 3000 calorías, el cuerpo va a engordar, si como 1500 voy a adelgazar; pero probablemente si como 1000 calorías, a parte de pasarlo fatal, es una dieta que no se puede mantener en el tiempo y acabe enfermando.

Hay muchos cálculos por Internet sobre el metabolismo basal, pero no les hagáis mucho caso, dependen de complexión, de actividad física, de tipo de trabajo, del deporte que hagáis, de cómo lo hagáis… aunque como cálculo estimatorio si os hace felices, os puede valer.

Grasas:

Las grasas son necesarias para subsistir, ya lo dije en este post, pero hablamos de grasas saludables, es decir, este numerito de las grasas tiene que estar, pero en su justa medida…. y aquí nos vamos a la parte fundamental, hay un apartado que pone:

De las cuales, saturadas son:

Y tachán, ahí está la trampa. Las grasas saturadas son el infierno, el demonio si quieres adelgazar.

Supongamos que ves un donut light, y dices “¡¡qué rico!! ¡¡¡y solo tiene 40 calorías!!! wooo, me voy a comer 3 y serán 120 calorías, ¡¡¡como un yogur desnatado!!!”.
Pues vas a engordar, y mucho, y te saldrá colesterol, y morirás… bueno igual tanto no, algún día si, pero no por los 3 donuts. Pero si vas a engordar y te va a salir colesterol, ¿por qué? porque ya os he dicho que el control de las calorías es menos importante, el control de las grasas saturadas es FUNDAMENTAL.

Las grasas saturadas son las malas, las que llevan los alimentos procesados, cuanto más dulce y más rico, más grasa saturada.
Eso obstruye venas, crea colesterol y provoca infartos (ya no os reís tanto con lo de que moriréis, ¿ehhh?), además de engordar muchísimo.

Así que a ver… un capricho de vez en cuando vale, pero no os paséis, ojito con éstas.

Por cierto, ya os adelanto que los productos “sin azúcar” y “light” tienen grasas para aburrir. El producto tiene que saber bien, si no tiene azúcar, tendrá grasa para compensar, por norma general.

Hidratos de carbono:

En el mismo post también hablábamos de que los hidratos son necesarios, MUY necesarios de hecho. Nos dan energía, nos ayudan a entrenar, nos mantienen sanos y fuertes… vaya, en una dieta equilibrada, los hidratos de carbono son la mitad de la dieta… pero claro… todo tiene su trampa, y aquí se encuentra:

De los cuales azúcares son:

Y cabúmmmm, te ha dejado muerto, porque tu ves un paquete de arroz y dices vale, son hidratos, es lógico, el arroz es un hidrato, pero luego te vas al apartado de azúcares y si, hijos míos, hasta el arroz tiene azúcares.

Pero a ver, no nos escandalicemos y pensemos: vale, dejo de comer. No… la clave es: todo en su justa medida.

Los azúcares son buenos, los necesitamos, nuestro cerebro se alimenta de ello. Pero hay que ver qué tipo de azúcar y en qué cantidad. Lo veremos, tranquilos.

Proteínas:

Oh, nuestras grandes amigas…
Todo el mundo que quiera estar sano, saludable, adelgazar, sentirse mejor… tiene que intentar comer productos que las incluyan, en la mayor medida posible, simplemente.

Es decir, imaginad que tenéis dos yogures en la mano, y os gustan por igual, y en calorías están mas o menos parecido, en grasas no hay diferencias sustanciales, en saturadas igual, en azúcares similares, y llegáis a proteínas y uno tiene 20 gramos y el otro 2 gramos. ¡COGED EL DE 20 GRAMOS! Es un chollo.

Por eso ahora se han puesto tan de moda todas las cosas que anuncian “altas en proteínas”, “20 gramos de proteína”.
Por cierto, cuidado con eso, mirad la información nutricional, pueden meteros 20 gramos de proteína (genial), pero 20 gramos de grasa y 10 gramos de azúcares. En ese caso, NO LO COJÁIS.

Os lo voy a explicar en el siguiente post con ejemplos.

Sal:

Éste es el último apartado que nos interesa…
A ver, hay muchos más, pero no hace falta liarse con el tema.

Yo éste es el que menos miro, básicamente porque tengo la tensión y el colesterol muy bajo.
Pero éste suele afectar a problemas circulatorios, colesterol, problemas de corazón, retención de líquidos… así que las personas con esos problemas, o que estén tratando de adelgazar, deben mirarlo también.

Lo analizamos en el siguiente post.

Y hasta aquí hemos llegado.

En el siguiente post vamos a ver cosillas interesantes de cómo utilizar estos datos para estar más sanos, ¡¡¡no os lo perdáis!!!

Un besote!!! 💙😗😗

Pd: recordad que tenéis descuento en los productos de alimentación, etc. de la web de MasMúsculo poniendo en el carrito, en el apartado para “cupones”: YARA (y también ponen toda la información nutricional jaja).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.