Consejos de adelgazamiento Salsas y siropes Trucos y consejos para el hogar

Miel: propiedades y origen

¡Hoy vamos a hablar de la miel!

La miel es un producto natural con textura viscosa y sabor dulce.
Es producido por las abejas a partir del néctar de las flores, de las secreciones de las partes vivas de las plantas o de las excreciones de insectos chupadores de plantas.

También es un endulzante muy usado por los deportistas y las personas a dieta.

Vamos a conocer un poco más sobre este producto:

Propiedades de la miel:

– Da energía: previene la astenia, la anemia, el estrés, y la fatiga.

– Es antimicrobiana, antiinflamatoria, antibiótica y antiviral: mantiene alejadas las infecciones, gripes, resfriados, dolores, etc.

– Mejora el sistema inmunológico: tiene nutrientes esenciales.

– Ayuda a las digestiones: se absorbe rápidamente, alivia los ardores y los dolores de úlceras.

– Es bueno para el corazón.

– Previene la osteoporosis: si tienes los huesos débiles y tomas suplementos de calcio, añádeles una cucharadita de miel y hará que aumente la absorción de calcio en el cuerpo.

– Evita el insomnio: sobre todo al ser mezclada con leche caliente y tomarla antes de dormir.

– Es anticancerígeno: disminuye el riesgo tumoral y evita la metástasis.

– Ayuda a disminuir la retención de líquidos.

– Regula el azúcar en sangre:
Reduce el riesgo de hipoglucemia en deportes de resistencia: muy adecuado si se mezcla con té verde.
Pero también su fructosa hace que la glucosa sea captada por el hígado, eliminándola de la circulación sanguínea; lo que reduce el azúcar en sangre. No obstante, es un alimento no indicado para diabéticos.

– Efecto laxante: elimina el estreñimiento si se toma una cucharada en ayunas con un vaso de agua.

– Es antiséptica y cicatrizante: cura las heridas y quemaduras.

– Alivia los problemas de garganta: sobre todo mezclada con limón o con leche.

– Es antioxidante: ya que contiene enzimas como la catalasa y la glucosa oxidasa.

– Hace que la piel esté suave (consejo de belleza 😎): mezcla 2 cucharadas de miel con 1 cucharada de aceite de oliva, y colócatelo durante 20 minutos en cara y zonas del cuerpo con rugosidades y asperezas (codos, rodillas, pies, etc.).

– Protege y activa el metabolismo del hígado: la miel elimina hasta un 35% del alcohol del cuerpo, y además elimina toxinas provocadas por medicamentos.

– Elimina la placa de la boca: así que no solo no provoca caries, sino que la miel natural contiene una enzima que ayuda a que otros alimentos tampoco las provoquen.

Tipos:

Por orden alfabético, que soy un poco perfeccionista 😅😅:

– Acacia: tiene efecto laxante.

– Alfalfa: facilita las digestiones en personas con problemas estomacales como la gastritis o la acidez, por lo que aumenta su eficacia tomándola junto a un té digestivo en la sobremesa.

– Alforfón: da energía.

– Azahar: elimina el insomnio.

– Brezo: da energía, elimina retención de líquidos (es diurética), desinfecta las vías urinarias, es antireumática, y tiene muchos beneficios sobre la próstata.

– Cantueso: es muy digestiva, combate cólicos, flatos y digestiones pesadas.

– Con jalea real: yo suelo tomar de ésta, porque es muy buena para dar energía, luchar contra el cansancio y la fatiga, y a veces me hace falta 😕 (pero no os preocupéis, que los médicos me dicen que estoy sana cual manzana, y que si ellos andasen 12 horas entre los tacones y las deportivas, y llevasen mi ritmo de vida también estarían cansados 😅😅).

– Encina: antibiótico natural y muy rica en sales minerales.

– Espliego: elimina retención de líquidos, además es muy eficaz con los problemas pulmonares, el asma, los bronquios y las gripes.

– Eucalipto: al igual que su té, su miel es muy eficaz contra catarros y enfermedades pulmonares (EPOC, tuberculosis, neumonía, etc.).

– Lavanda: es cicatrizante.

– Limonero: como la de naranjo, tiene efecto tranquilizante y es antiespasmódica.

– Majuelo: elimina retención de líquidos.

– Naranjo: como hemos dicho de la de limonero, al ser cítrica, tiene efecto antiespasmódico y tranquilizante.

– Romero: da energía (sobre todo en carreras largas), ayuda a la digestión, favorece la menstruación (menos dolores), y está muy recomendado para los enfermos hepáticos.

– Tilo: buena para la digestión y tiene efecto tranquilizante, por lo que elimina el insomnio.

– Tomillo: buena para la digestión, aumenta la energía y la fuerza física.

– Zarzamora: muy buena para la garganta.

¿Cuánta tomar?

Hay que tener cuidado porque es muy calórica.
No obstante, también tiene amplios beneficios así que yo la uso en recetas (las podéis buscar en la web), con leche caliente o en el yogur natural.

La cantidad adecuada para obtener los beneficios sin ganar peso es 2 o 3 cucharaditas (de las de postre) al día, como máximo. Sin embargo, si eres deportista, o te notas falto de energía, la dosis puede aumentar hasta 2 o 3 cucharadas soperas.

Para las personas con enfermedades o los diabéticos, como siempre, consultad a vuestro médico.

Origen de la miel:

Primero de todo… decir que la miel de origen totalmente natural es la ÚNICA aceptable 🚦, ya que es la que contiene las propiedades anteriormente mencionadas y no es mezclada con otras cosas, como con azúcar blanco.
Normalmente las mieles “boca abajo” o comerciales no suelen ser totalmente naturales. Las naturales se quedan duras y a veces hay que calentarlas en el microondas 30″ para poder sacar algo de los botes.

Sobre el origen geográfico, a finales del año 2019 saltaron las alarmas porque los noticiarios se hicieron eco de algunas noticias en las que se hablaba de las mieles y sus orígenes.

Os pongo en antecedentes:

En 2001 una normativa europea habilitó a cada país comunitario a optar por un tipo de etiquetado en cuanto al origen de la miel.

Así bien, países como Italia optaron por decir concretamente y sin tapujos de dónde venía la miel; sin embargo, España adoptó la posición de etiquetar sus mieles con múltiples posibilidades, por ejemplo:
– 100% miel española.
– Mezcla de mieles originarias de la UE.
– Mezcla de mieles no originarias de la UE.
– Mezcla de mieles originarias y no originarias de la UE: en este caso era suficiente con que tuviera un 1% de la UE.

Fijémonos en esta etiqueta: mezcla de mieles originarias y no originarias de la UE.
Producido en Alemania.

Es decir, os traduzco: Alemania ha cogido mieles de la UE (puede ser un 1%) y mieles de fuera de la UE (normalmente China) y la ha envasado. Y nosotros nos la comemos pensando que estamos haciendo algo sano.

Pero incluso antes de aquella normativa del 2001, y hasta la actualidad, siempre ha existido una demanda histórica de los apicultores sobre la necesidad de informar a las personas acerca de lo que se están comiendo concretamente, ya que en muchas ocasiones la miel que nos encontramos en las tiendas está mezclada con mieles de baja calidad (sobre todo procedentes de China), que son más baratas.
Incluso mieles procedentes de Polonia o Portugal, en realidad son traídas de China y hechas pasar como de origen europeo.

Así llegamos al momento del comienzo de este apartado: a finales del año 2019 el Ministerio de agricultura puso en fase de información pública un real decreto para exigir a las empresas que en la etiqueta de sus mieles figure concretamente el origen de cada miel usada (¡por fin!), aunque esta nueva normativa se queda un pelín coja, ya que dicho RD no habla acerca de que se especifique cada porcentaje de producto (por ejemplo: 8% española, 2% resto Europa, y 90% China).

Por cierto, para quien no lo supiera, España es uno de los países con la miel de mejor calidad a nivel mundial; pero China es el principal exportador de miel hacia Europa.

¿Dónde comprar?

Después de lo anterior, deduzco que decís: “oh dios mío, ¿ahora dónde voy a comprar la miel? ¿y si me engañan?”.

¡Tranquilos! Cosas en las que fijarse para conseguir miel de aquí, española, 100%, sin mezclas ni rollos raros:
– Buscar miel que venga en tarro (como la que saco con mi foto arriba del todo 👆). Pero eso no significa que solo porque tenga un tarro de cristal os fiéis, solo es un indicador más:

Aquí está, en tarro y pone “mezcla de mieles originarias y no originarias de la UE”.

– Por supuesto, que especifique que es 100% miel de España.
– Podéis comprarla en sitios como mercados tradicionales, centros de apicultura (que la suelen envasar ellos y a veces no tienen ni etiqueta), etc.
– Cuanto más “rustica” parezca la etiqueta del bote, probablemente más natural sea.

Espero haberos servido de ayuda.

¡¡Besines!! 💋💕

Pd: recordad que tenéis descuento en los productos de alimentación, etc. de la web de MasMúsculo poniendo en el carrito, en el apartado para “cupones”: YARA.

 

Fuentes:
Papel de información sobre los distintos tipos de mieles de Apícola Cuartero Navarro (miel del tío Juan Cruz).
https://elpais.com/economia/2018/12/09/actualidad/1544376747_234534.html
https://elpais.com/economia/2018/12/29/actualidad/1546040135_886906.html
https://www.sportlife.es/nutricion/articulo/propiedades-medicinales-miel
https://www.natursan.net/como-tomar-la-miel-para-disfrutar-de-sus-propiedades-medicinales-y-curativas/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.