Consejos de adelgazamiento

La correcta alimentación – Parte I: los horarios

Hoy vamos a hablar de la alimentación:

Esta es la entrada que más me ha pedido la gente… porque para bajar 60 kilos obviamente ha habido que cambiar los hábitos de vida en general, pero el más importante es el de la alimentación…

Los problemas en cuanto a alimentación cuando se trata de adelgazar son diversos: unos comerán mejor pero más cantidad de la debida, otros no tendrán horarios ni rutinas, otros comerán poco pero mal, y otros no sabrán combinar adecuadamente los alimentos… Cada persona cometemos un error, el mío no era una cantidad excesiva, de hecho como más ahora, era la falta de rutina para comer (comía básicamente cuando tenía hambre, hubiera pasado media hora o 4 horas) y como era una vaga… pues casi todo era precocinado o comida rápida 🙈.

¡Así que vayamos al lío! Os voy a enseñar lo que yo he aprendido tras muuuuuuchos años de ensayo y error, aprendizaje de libros, psicología de la alimentación, ritmos circadianos (como me encanta esa palabra… circadiano 💕😂), etc.

Como esta entrada requiere de muchos consejos, usaré 3 post (no me abandonéis en la primera entrada, que esto es algo que tenemos que hacer juntos y sino me siento muy sola jiji). En este voy a hablar concretamente de horarios.

Primero, hay que generar unos horarios: siempre comer más o menos a la misma hora, o que hayan pasado parecidas horas entre comidas. Por ejemplo:

Desayuno sobre las 8.00, media mañana sobre 11.00, comida sobre 14.30, merienda sobre 18.00 y cena sobre 21.00, e incluso recena a las 23.30.
Vemos que más o menos hay una franja de horas similares entre comidas.

Pero ¿qué pasa si trabajamos a turnos? ¿o por la noche? ¡¡¡no empecemos con las excusas!!! vale, pongamos que trabajas por la noche… tu cuerpo está dormido por ejemplo a las 14.30 pero está despierto a las 4 de la mañana, pues hay que adaptarlo. Veamos cómo:

Si te levantas a las 18.00 porque entras a trabajar de noche. A las 18.30 desayunas, si, desayunas, eso es, no meriendas o cenas porque es la hora de merendar o de cenar, si tu te has levantado a las 18.00 tu cuerpo requiere un desayuno, porque vienes de ayunar de muchas horas, tus músculos hace rato que están catabolizando, y si de repente te metes una cena el cuerpo se va a quedar como “ajam… lo que tu quieras guapi”, así que dale al cuerpo lo que necesita, y olvídate de los horarios establecidos por la sociedad.
A las 18.30 tu cuerpo estará desayunando, y punto. Eso significa, que a eso de las 21.30 a tu cuerpo le tienes que dar su media mañanita para que no se estrese… y para las 00.30-1.00 puedes estar perfectamente comiendo… a eso de las 4 puedes hacer la merienda, y a las 7-7.30 la cena… porque igual para las 9.00 te vas a dormir…

A ver, entendedme me he inventado las horas, porque cada uno tiene un horario de su padre y de su madre… así que es un ejemplo, no me lo toméis al pié de la letra que veo que voy a provocar paranoias con los horarios.

Lo que me refiero es que llamar desayuno al desayuno es solo una forma de denominarlo, una palabra para entenderse, pero si tu desayuno tiene que ser a las 15.00 o a las 21.30 porque es cuando te has levantado, tiene que ser así.

Un error que cometen los que trabajan de noche es intentar adaptarse a los horarios de la sociedad al levantarse… pero no… porque no vas a estar trabajando por ejemplo de 23.00 a 7.00 y vivir con un platito de comida porque “no son horas de comer”, las horas de comer las impone el cuerpo y los ritmos de vida, ¡¡no la sociedad!! ¡¡anarquía!! (vale, tampoco nos pasemos! 😂).

En los turnos al cuerpo se le confunde más aún, porque un día estás de tarde, luego otro de mañana, y luego viene la noche para rematarlo, y luego libras, por lo que ya la vuelves a liar… aunque parezca mentira, el tema es igual que con los de la noche o con los del día.

Todo depende de cuando se duerma. Está claro que vamos a dormir… todo el mundo duerme… más o menos… yo soy un búho por ejemplo (mi hermana dice que una jirafa porque descubrió que dormían como 2 horas 😮), pero vaya, todos dormimos (¡y dormid! que es muy importante para el cuerpo y el cerebro)…. así que esas horas vas a estar “apagado”, no te vas a levantar a comer cada 3 horas porque es el horario que debes tener, y meterte a la cama otra vez con un buen cocido y un arroz con leche así suavecito en la tripa… no; duermes, duermes 6 u 8 horas seguidas, así que cuando te levantes ¡es hora de desayunar! y listo.

A ver, el pobre que trabaja por turnos, cuando se levanta quiere hacer vida normal, con su pareja, sus hijos, su familia, sus amigos… pero por norma general para eso intentas adaptar tu franja de sueño un poco a los demás, duermes un poco menos los primeros días y tal.
En fin, las horas de sueño son las que mandan.

Haced caso, que luego los que trabajan por turnos, o de noche, siempre se quejan de que empiezan a echar barriguita, que engordan… si eso pasa es porque algo no estás haciendo bien.

¡Así que hasta aquí con los horarios y rutinas de comidas!

Besotes!!

Pd: recordad que tenéis descuento en los productos de alimentación, etc. de la web de MasMúsculo poniendo en el carrito, en el apartado para “cupones”: YARA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.